seo uzmanı
Análisis - Hyrule Warriors: la era del cataclismo (Nintendo Switch)

Análisis – Hyrule Warriors: la era del cataclismo (Nintendo Switch)

No nos ha hecho falta esperar 100 años para vivir en primera persona lo que ocurrió antes del Zelda más imponente de la historia: Hyrule Warriors: la era del cataclismo es el nuevo proyecto para Nintendo Switch del que hoy os ofrecemos nuestro análisis, uno que se mantuvo en secreto y viene para darnos lo que los fans de Breath Of The Wild pedíamos a gritos: una segunda oportunidad y que nos dieran más detalles de la triste historia de Los Elegidos y el reino de Hyrule.

Nintendo confía a Koei-Tecmo una de sus sagas más preciadas para darle la vuelta al Zelda que conocíamos, y convertirlo en la batalla más grande que nunca habíamos imaginado.

No es la primera vez que Koei-Tecmo se enfrenta a algo así, pero nunca lo ha hecho con el peso sobre los hombros de ser una precuela del, para muchos, mejor juego de Nintendo Switch y Wii U. Hoy os contamos en este análisis cómo ha resultado Hyrule Warriors: la era del cataclismo, qué ofrece a los jugadores y si realmente está a la altura de lo que esperábamos.

Presentación

Puede que este sea un juego imprescindible para aquellos que ya hayan jugado a Zelda: Breath Of The Wild, pero a su vez que también sea imprescindible haberlo jugado para disfrutarlo.

La historia de este juego comienza en el futuro, en la misma línea temporal en la que suceden los hechos de Breath Of The Wild. Aquí se nos informa que cuando Zelda consiguió despertar su poder, un pequeño mini guardían abrió un portal del tiempo y viajó al pasado, todo con la intención de advertir a Zelda, Link y compañía del cataclismo que se les venía encima.

Análisis de Hyrule Warriors: la era del cataclismo para Nintendo Switch

Desde este punto, el juego transcurrirá de una forma diferente a los hechos que ocurrieron en el pasado de la línea temporal de Breath Of The Wild, así que no esperéis que se nos cuente la historia tal y como fue. En cambio, si que reviviremos las grandes batallas que se describen en los textos de Zelda: Breath Of The Wild, como la defensa de Akkala.

Puede que la historia de este juego sea el punto más controvertido de Hyrule Warriors: la era del cataclismo. Muchos pedían que se contara la historia tal y como fue, pero quizá no habría sido interesante que viéramos exactamente lo que sabíamos que iba a ocurrir. Por esto, Nintendo ha creado dos líneas temporales diferentes en esta etapa de Zelda, una que puede dar más juego en el futuro que la otra.

Análisis de Hyrule Warriors: la era del cataclismo para Nintendo Switch

Esta decisión nos ha parecido correcta, aunque hemos de confesaros que en un principio éramos bastante reticentes. Al comenzar deja la sensación de que todo lo vivido en Breath Of The Wild no fue más que una ilusión, pero a medida que avanza la historia te das cuenta de que siempre ha habido líneas temporales alternativas en Zelda, que muestran una forma diferente de cómo podían haber sido las cosas. En el fondo estamos muy contentos con esta decisión, especialmente por el brillante futuro que puede arrojar esta entrega de Hyrule Warriors, y en general a la saga The Legend Of Zelda.

Creemos que es un juego imprescindible si os gustó la historia de Zelda: Breath Of The Wild, y aunque el tipo de juego puede que no os guste del todo, los fans tendrán que hacer de tripas corazón y aguantar el tirón. Por suerte, Hyrule Warriors: la era del cataclismo está muy centrado en la historia, con escenas de buena calidad y bastante extensas, siendo el videojuego de Zelda con más cinemáticas de toda la saga.

Análisis de Hyrule Warriors: la era del cataclismo para Nintendo Switch

Un pequeño truco y detalle que solo los más avispados se habrán dado cuenta. Estas escenas tienen una calidad técnica brillante aunque inferior a las del anterior. Esto se debe a que están generadas por el motor del juego en tiempo real, por lo que los trajes que pongamos a los personajes variarán también en las escenas. Solo podemos aplaudir a Koei-Tecmo por haber conseguido un acabado tan genial de esta manera.

Cada uno de los personajes del juego ya estaba perfectamente moldeado tras su paso por Breath Of The Wild, y en Hyrule Warriors explotan todo lo que pueden dar de sí mismos con actuaciones geniales de Los Elegidos, Zelda o Prunia. Evidentemente, unos brillan más que otros, con mención especial a la Gerudo Urbosa y a la Princesa Zelda.

Análisis de Hyrule Warriors: la era del cataclismo para Nintendo Switch

Gran parte de esta fantástica representación teatral se debe también a los geniales dobladores al castellano que han puesto, una vez más, la voz a nuestros personajes favoritos. Nerea Alfonso, Ramón Canals o Marta Barbará realizan unas actuaciones espectaculares, tan buenas como las que ya vimos en Zelda: Breath Of The Wild aunque mucho más extensas. Una genial noticia desde luego.

Apartado Técnico

Ha debido de ser una tarea titánica recrear el particular estilo visual de Breath Of The Wild en un juego tan diferente como Hyrule Warriors: la era del cataclismo. Un cambio de motor ha supuesto tener que recrear de la forma más fiel posible el juego original, y nos alegramos porque lo han hecho con creces, superando incluso nuestras expectativas.

El estilo visual de Zelda: Breath Of The Wild estaba inspirado en las series de animación japonesas, utilizando la técnica cell-shading para marcar fuerte las sombras y contornos, debilitando los colores y haciéndolos más pastel. Aquí Koei-Tecmo se ha permitido la licencia de innovar y saturar los colores un poco más, haciendo que todo luzca más alegre y algo diferente a como lo recordábamos. Sutilezas de las que es difícil percatarse, pero que ahí están.

Como hemos comentado antes, se ha conseguido tal fidelidad respecto al original que se han permitido que las escenas corran en tiempo real con el motor del juego, sin desentonar a grandes rasgos sobre las prerenderizadas de Breath Of The Wild.

Como imaginaréis, esto solo destaca la gran calidad visual que tiene el juego en sus batallas, con una gran distancia de dibujado en el escenario y un número de enemigos en pantalla descomunal. Estos últimos, normalmente, aparecen cerca nuestra bajo suaves transiciones o adaptadas a su forma y tipo. Por ejemplo, los Orni descenderán del cielo, o los esqueletos saldrán de la tierra, transiciones adaptadas a cada enemigo para no sobrecargar el rendimiento del juego más de lo necesario.

Aún así tenemos que confesar que hemos visto bastantes problemas técnicos, ya clásicos de los musou y que repercuten en la experiencia de juego. El primero de ellos es que la resolución dinámica, en ocasiones, es excesivamente baja tanto en modo televisor como en modo portátil. En ambos resulta en una visión algo borrosa de las situaciones. Los datos técnicos concretos son resoluciones máximas de 810p y mínimas de 550p en televisor, y máximas de 540p en portátil con picos que caen por debajo 400p. En realidad esto no nos supone un gran problema debido a que, aun cayendo, se aprecia bien todo lo que aparece en pantalla.

El mayor problema y como ya imaginaréis es el framerate del juego, o número de imágenes por segundo. Una locura que tiene como máximo un rendimiento de 30fps y caídas regulares entre 20 y 30. No es una sensación agradable, desde luego, y es el gran punto negativo que echamos en cara en este análisis a Hyrule Warriors: la era del cataclismo.

Esto y el tiempo entre generación de imágenes o frame-pacing, nos causa una sensación algo molesta a la vista. Si veis tirones en el gameplay es debido a que las imágenes no se generan de forma periódica, lo que provoca esa sensación de pequeños saltos. Este es un problema bastante común en los juegos de estilo musou, aunque no tanto en los de The Legend Of Zelda, así que tendremos que acostumbrarnos.

La otra cara de la moneda es que la calidad visual general, con la luz, la texturización, los modelados y el número de elementos en pantalla es genial, muy superior a cualquier otro juego musou lanzado anteriormente en Nintendo Switch. Fire Emblem Warriors y Hyrule Warriors quedan muy lejos de la calidad visual de “La era del cataclismo”.

Al final, en un juego tipo musou, lo más importante es que haya un elevado número de enemigos en pantalla, cuantos más mejor, y nos hemos sentido realmente abrumados por todos los que hemos llegado a ver simultaneamente. Dependiendo de la batalla el número aumenta o disminuye, y cuando aumenta lo hace de forma brutal. Koei-Telmo ha sacrificado rendimiento y resolución para que esto sea así, y no nos parece del todo acertado, pero ciertamente es abrumador.

También lo es por la dimensión de los escenarios, traídos directamente de Zelda: Breath Of The WIld aunque ligeramente diferentes. Las batallas transcurrirán en áreas que pudimos ver y visitar en el anterior juego de Zelda, limitadas por elementos oportunistas que convierten el escenario en un escenario de batalla de estilo musou tradicional. Es todo muy sutil, como los bastiones, que antes eran cuadrados y ahora son entornos perfectamente integrados con el mundo de Zelda.

Las misiones nos llevarán por el volcán de los goron, el desierto de las gerudo, la región de los zora y el poblado de los orni, así que la variedad estará más que asegurada al suceder en un mundo tan genialmente construido como el Hyrule de Breath Of The Wild. Koei-Tecmo llegó y se encontró que el trabajo más duro ya estaba hecho, y las pinceladas de adaptación que le han dado a Hyrule han sido perfectas.

Mucha gente se quejó de que Zelda: Breath Of The Wild tenía una banda sonora excesivamente minimalista, la mayoría de las veces con un piano que rompía un silencio o unas notas electrónicas en mitad del sonido del viento en las hojas. Lo cierto es que tenía grandes composiciones, y Hyrule Warriors: la era del cataclismo rompe también con la delicadeza, llegando la temporada de guerra con canciones más intensas, siguiendo más la estela del último tráiler de Zelda: Breath Of The Wild.

La banda sonora está compuesta en gran parte de remezclas de canciones que ya conocíamos, como las de Los Elegidos, ahora adaptadas al tempo y fuerza de las batallas de Hyrule Warriors de una forma acertada. También tiene canciones y melodías propias, siendo un gran acierto el tema principal que el pequeño mini guardián es capaz de tocar.

El juego está completamente doblado al castellano, pero también al resto de idiomas que ya aparecieron en Breath Of The Wild, incluidas las frases que se dicen en las batallas. En general, la localización del juego es junto al anterior Zelda, de las mejores que podemos encontrar en Nintendo Switch.

Jugabilidad

La gran muralla para Hyrule Warriors: la era del cataclismo que nos hemos encontrado al hacer su análisis es también la razón de su existencia: el género perfecto para contar esta historia es, sin lugar a dudas, el musou. Teníamos nuestras reservas antes de probarlo, pero tras completar el juego no podemos estar más de acuerdo en que la gran batalla por Hyrule tenía que ser un musou.

Se ha hecho un enorme hincapié en que la historia avance constantemente, que esté siempre presente y que, aunque sea un tipo de juego que suele hacerse repetitivo, un excelente aunque simple argumento no lo permita.

La mayor parte del tiempo que juguemos estaremos en batallas: multitudinarias guerrillas en las que controlaremos a dos o tres personajes intercambiables y con los que tendremos que derrotar al ejercito contrario, realizando distintas misiones dentro de una misión principal. Cada personaje seleccionable es único, pudiendo luchar con Link, Zelda, Los Elegidos y otro montón más disponible. Los ataques se dividirán en débiles y fuertes, cada uno con sus propios combos y habilidades especiales, lo que hace las batallas más interesantes.

Necesitaremos un proceso de aprendizaje para aprender a utilizarlos, al igual que podemos hacerlo, por ejemplo, en Super Smash Bros Ultímate. Tiene un importante componente RPG con subidas de nivel independientes por cada personaje, distintas armas con habilidades, combinables entre sí para poder crear otras más fuertes, además de poder potenciarlos antes de las batallas con platos culinarios que modifican algunos comportamientos del juego.

No se profundiza mucho en las estadísticas de cada personaje, sino que se queda en algo superficial y creemos que suficiente.

No es un juego sencillo para el nuevo público, sobre todo porque puede ser confuso encontrar los objetivos, entender el mapa e incluso el concepto de juego. Estamos hablando de un público abierto que juega a Nintendo Switch a juegos como Animal Crossing o Super Mario Odyssey, que disfrutó Zelda: Breath Of The Wild como algo excepcional y que subirían un escalón de juego mucho más alto con Hyrule Warriors. En este sentido, la historia puede ser un gran empujón para jugarlo.

Tendremos 4 modos de dificultad con puntuaciones individuales para cada uno de ellos, así que si se os da mal el juego, no os gusta mucho o simplemente queréis conocer esta historia, quizá jugarlo en modo fácil puede ser una buena opción.

La historia principal nos ha durado alrededor de 20 horas, haciendo unas pocas misiones secundarias de las innumerables que existen en el mapa del juego. Creemos que puede superar fácilmente las 60 o 70 horas si queremos exprimirlo con todas sus misiones secundarias.

Extras

No lo hemos mencionado hasta el momento en este análisis, quizá por la mala experiencia que hemos tenido, pero Hyrule Warriors: la era del cataclismo puede ser jugado completamente en modo multijugador.

Los musou no están típicamente pensados para usarlos de esta forma, y en este caso repercute muy negativamente en el rendimiento. No exageremos si os decimos que hemos visto que el número de imágenes por segundo cae hasta los 10fps o inferior en el momento de explosiones y destrucción en pantalla, porque sí, lo escenarios tienen elementos destructibles, como árboles o paredes, bastante simple, tampoco le pidáis mucho.

Este modo cooperativo a dos jugadores nos parece un añadido forzado para que cuadre con la filosofía de Nintendo Switch, porque además de su funcionamiento deficiente, la pantalla partida hace que no veamos la parte superior de algunos enemigos y no podamos jugar correctamente. Agradecemos que se incluya y puede estar bien jugarlo si pasáis por alto estos notorios problemas.

Nada sobre un modo online, aunque si tendremos compatibilidad con figuras amiibo, únicamente para regalarnos materiales y armas.

Análisis de Hyrule Warriors: la era del cataclismo para Nintendo Switch

El juego permite la grabación y captura de imágenes nativa de la consola, así que podréis compartir vuestros momentos favoritos en redes sociales de forma sencilla.

Conclusión

Muchos estarán furiosos porque Hyrule Warriors: la era del cataclismo no cuente la historia tal y como sucedió en Zelda: Breath Of The Wild, pero la historia de Los Elegidos no se podía quedar así. Nos parecen fantásticos personajes que se merecían tener una segunda oportunidad, y es esta. Y nos ha encantado.

No había una mejor forma de contar la era del cataclismo que con este juego, de estilo musou muy bien justificado, convirtiendo cada batalla en una verdadera guerra, volviéndose cada vez más intensa y épica que la anterior.

Análisis de Hyrule Warriors: la era del cataclismo para Nintendo Switch

Es lo suficientemente complejo y divertido como para que guste, incluso a los que no son muy fans de este género tan especial. Sin duda es un trabajo excelente por parte de Koei-Tecmo, que ha salido del paso de forma notable al cargar con el peso de crear algo relacionado con un juego tan inmenso como Zelda: Breath Of The Wild.

Estamos encantados con la existencia de Hyrule Warriors: la era del cataclismo. Como fans de Breath Of The Wild es lo que siempre quisimos para saber más sobre su historia anterior, la de Los Elegidos y la de la Princesa Zelda, porque algo tan grande y genial nunca debió quedarse en un solo videojuego.

Nota: 87

Si os ha gustado este análisis de Hyrule Warriors: la era del cataclismo no os perdáis el resto de análisis en LA LISTA, así como los secretos y curiosidades de Zelda: Link’s Awakening.

En el análisis en vídeo de Hyrule Warriors: la era del cataclismo en Youtube podréis encontrar un test de framerate del juego.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies