Análisis de Super Monkey Ball Banana Rumble para Nintendo Switch
Buscar
Inicio > Análisis > Análisis de Super Monkey Ball Banana Rumble para Nintendo Switch
Análisis de Super Monkey Ball Banana Rumble para Nintendo Switch
Análisis

Análisis de Super Monkey Ball Banana Rumble para Nintendo Switch

El nuevo Super Monkey Ball Banana Rumble es exclusivo de Nintendo Switch y llega pisando fuerte. ¡Te contamos todo en nuestro análisis!

SEGA va a por todas con el nuevo Super Monkey Ball en Nintendo Switch, un juego que promete condensar lo mejor de la saga y añadir alguna que otra mecánica que le haga evolucionar. Ya hemos jugado Super Monkey Ball Banana Rumble y te contamos en este análisis si lo ha conseguido y qué supone para la serie y el catálogo de Nintendo Switch.

Vacaciones en pelotas

AiAi y sus amigos tienen una nueva aventura por delante en una isla paradisiaca llamada Isla jugosa. Estos monos deberán encontrar un tesoro oculto y, de paso, al padre de una amiga inesperada, Palette.

Esta simple pero efectiva premisa es la base de la historia de Super Monkey Ball Banana Rumbleun argumento sin muchas pretensiones que pretende llevar al jugador al plano de juego de siempre. Los monos deberán visitar varios mundos recuperando unos artefactos que les guiarán hasta el tesoro de la isla.

Sirve como excusa para ir avanzando en la historia, dando de lado a la mayor parte del plantel de Monkey Ball para centrar la atención en AiAi y los nuevos personajes que aparecen en Isla Jugosa.

El juego está localizado al español, con algunas palabras en inglés que no dificultarán el entendimiento del jugador. A pesar de haber diálogos en las escenas, el doblaje se basa en sonidos de los animales que resultarán divertidos a los más pequeños.

Cuidado y no te caigas

Al tratarse de un juego exclusivo de Nintendo Switch, Super Monkey Ball Banana Rumble ha podido adaptarse correctamente a la consola. Era vital que este título tuviera un funcionamiento perfecto en Nintendo Switch… y se ha conseguido en parte.

Tras el análisis técnico a Super Monkey Ball Banana Rumble en Nintendo Switch, hemos visto que el número de imágenes por segundo se mueve entre los 55 y los 60 FPS, lo cual es más que aceptable. Los escenarios, además de tener elementos móviles, tienen fondos con elementos tridimensionales que también se desplazan, provocando una carga gráfica inesperada en algunos giros de cámara con pequeños tirones.

El mayor problema radica en el frame-pacing del juego, que no se ha controlado correctamente y varía entre los 30 y 70 milisegundos con frecuencia. Este problema se agrava especialmente en modo portátil, donde puede provocar mareos. Esto no ayuda al propio concepto del juego, en el que se mueve todo el entorno de forma brusca.

A pesar de tratarse de un resort en una isla, los mundos que encontrarás en Super Monkey Ball Banana Rumble son de lo más dispares. Algunos más realistas como jardines o ciudades orientales, y otros imaginativos como el fondo del océano o parajes hechos con dulces. En cada mundo, la temática será muy diferente, y esto ayuda a sentir que existe variedad en el juego.

Tanto los efectos de sonido como la banda sonora son correctos. Las voces de los simios son las que ya podrías conocer de otros juegos de Super Monkey Ball, por lo que no se pierde ese aire familiar que caracteriza la saga.

Lo de siempre… ¿o no?

Super Monkey Ball es una saga muy particular. Comenzó con la premisa de ser un juego arcade con un escaso universo. Pero SEGA quiso, con el tiempo, darle más protagonismo a sus “monos en pelotas”, expandiendo su mundo y dándole más presencia a los personajes.

Así es como AiAi y sus amigos se han convertido en algunos de sus personajes más reconocibles, aunque el core jugable de Super Monkey Ball se ha mantenido casi intactoBanana Rumble incorpora, tras muchos años, una mecánica novedosa que se puede utilizar siempre que el jugador quiera.

El objetivo será superar fases moviendo el mundo del juego para que la bola en la que va el mono llegue hasta la meta. Para ellos tendrá que esquivar obstáculos y evitar que caiga al vacío, algo que puede llegar a ser muy complicado. Detrás de una apariencia amable, Super Monkey Ball Banana Rumble esconde todo un reto para los jugadores tradicionales.

Todos los niveles tendrán varios retos a superar, y con más de 200 fases se convierte en uno de los juegos de Super Monkey Ball más duraderos de la historia.

Además de poder inclinar el mundo, los jugadores podrán usar un pequeño turbo para impulsar las bolas cuando deseen, cambiando así las reglas que hasta ahora tenía el juego. No es determinante, pero si imprescindible para superar algunos obstáculos.

Nos ha sorprendido la enorme cantidad de contenido que tiene el juego, pudiendo entretenerte decenas de horas y suponer un reto complicado, incluso para los jugadores más expertos.

Pero tranquilo si no lo eres, porque Super Monkey Ball Banana Rumble incorpora varios sistemas de ayuda para que el juego base no te suponga ningún problema.

El Mario Kart de Super Monkey Ball

Banana Rumble es uno de los juegos de Nintendo Switch que mejor aprovecha las capacidades multijugador de la consola. Todos los modos de juego pueden disfrutarse simultáneamente por hasta cuatro jugadores, tanto en modo local, con una o varias consolas, y modo online.

Creemos que, especialmente el modo aventura, se disfruta más en modo para un jugador, aunque los que quieran compartir la experiencia podrán hacerlo, con o sin colisiones entre los personajes.

Como si de un Mario Kart se tratara, también existe un modo batalla donde los jugadores tendrán que recoger plátanos, llegar a la meta antes de tiempo o destruir robots. Pueden hacerlo chocándose con ellos o utilizando power-ups… desde luego, un modo de juego que te recordará al propio modo batalla de Mario Kart 8.

Los jugadores pueden elegir su propio simio y configurar su apariencia con elementos que compren en la tienda, donde podrás gastar el dinero que consigas en las fases del modo aventura. Tiene un montón de accesorios de personalización, y conseguirlos todos te llevará bastante tiempo.

Casi redondo

Super Monkey Ball Banana Rumble hace, en general, todo bien. Es uno de los juegos de Super Monkey Ball más completos de la historia. También uno con los retos más complicados, pero también con más opciones de accesibilidad.

Las capacidades multijugador expanden la experiencia hasta sus límites pudiendo disfrutarse enteramente con otros jugadores, tanto en modo local como a través de internet.

Es una pena que algunos problemas de rendimiento puedan empañar la experiencia y causar pequeños mareos en las fases con más movimiento. Esperamos que estos problemas se arreglen en el futuro mediante actualizaciones y se consiga mantener un rendimiento perfecto para poder disfrutar, sin peros, de uno de los mejores Super Monkey Ball hasta la fecha.

Si te ha gustado el análisis de Super Monkey Ball Banana Rumble, no olvides echar un vistazo al top completo de juegos de Nintendo Switch.

Presentación Valoración 4
Gráficos Valoración 3
Música y Sonido Valoración 4
Jugabilidad Valoración 4
Extras Valoración 5
Multijugador Valoración 4
  • La nueva mecánica del turbo se ha añadido correctamente.
  • Un montón de niveles que alargan la duración del juego.
  • Buena curva de dificultad con muchas opciones de accesibilidad.
  • El modo multijugador es versátil y completo.
  • El frame-pacing, en conjunto con el estilo de juego, puede provocar mareos puntuales.
Archivado en:
Análisis
Etiquetado en:
Redactado por:
Álvaro Rodríguez
administrator de Nintendúo
Voz y Mii en Nintendúo. Ingeniero electrónico. Gamer, pianista electrónico, fotógrafo en prácticas, inkling y héroe del tiempo.
¿Qué te ha parecido?: