Análisis de Monster Hunter Stories para Nintendo Switch
Buscar
Inicio > Análisis > Análisis de Monster Hunter Stories para Nintendo Switch
Análisis de Monster Hunter Stories para Nintendo Switch
Análisis

Análisis de Monster Hunter Stories para Nintendo Switch

Jugamos la versión para Nintendo Switch de Monster Hunter Stories para contarte cómo ha resultado este discreto port de Nintendo 3DS.

Capcom se ha decidido a llevar la saga Monster Hunter Stories más allá de Nintendo. Nacida de forma exclusiva en Nintendo 3DS, ahora la primera entrega llega a la alta definición de una forma, quizá demasiado fiel a la original. Ya lo hemos completado y te contamos qué nos ha parecido Monster Hunter Stories para Nintendo Switch en este análisis del juego.

Una forma diferente de vivir con monstruos

Monster Hunter se ha convertido en una de las franquicias más importantes en todo el mundo. Previamente y antes de su enorme éxito en Occidente, Japón era la meca de Monster Hunter y cada lanzamiento era todo un acontecimiento. Por este motivo, no es de extrañar que aparecieran spin-offs tan trabajados como Monster Hunter Stories.

Al contrario que se dio con el paso hacia la occidentalización de Monster Hunter World, Monster Hunter Stories se sumerge, todavía más si cabe, en los gustos japoneses. Intentando imitar la esencia de Dragon Quest Monsters, en Stories tomarás el papel de un Rider de monstruos en el universo de Monster Hunter, aunque con algunas variaciones respecto a lo que podrías conocer de la saga principal.

Aquí, los monstruos son tanto enemigos como compañeros. Esto quiere decir que te acompañarán en tus aventuras, tendrás que criarlos e incluso montar sobre ellos. El concepto es muy diferente respecto a la saga principal de Monster Hunter: aunque se desarrolle en su universo, no quiere decir que si te gustaron los últimos juegos de Monster Hunter, te guste también la subsaga Stories.

La dura vida del Rider

El protagonista de esta historia es un aprendiz de Rider que vive en Villa Hakum, un lugar donde los humanos y los monstruos conviven en cierta harmonía. Un día, el protagonista y sus amigos encuentran un misterioso Rathalos recién salido de un huevo, y al primer momento, queda prendado del protagonista. La villa es atacada por un monstruo infectado por un aura oscura, separando al protagonista y su Rathalos y dando comienzo a la aventura.

Monster Hunter Stories hace más hincapié en la historia y perfila más a sus personajes que la saga principal, algo que agradecemos y que no era muy difícil de conseguir. Mientras que el diseño general del juego es muy personal y cumple con creces, la forma de representarlo no nos ha terminado de convencer. Especialmente, al no haber adaptado la idea original directamente al hardware de Switch, por lo que el mundo en sí mismo se siente un poco plano.

Su historia se ajusta tanto a lo que podrías esperar de un RPG tradicional como a la de un juego de Monster Hunter: no esperes muchas sorpresas, pero te sentirás satisfecho.

Demasiado fiel al original

Vamos con el mayor pero que presenta esta versión de Monster Hunter Stories tras su paso por Nintendo 3DS: el apartado gráfico del juego es excesivamente fiel al original.

Switch, además del resto de consolas donde se relanza Monster Hunter Stories, son hardware mucho más potentes que la consola estereoscópica de Nintendo. Habría sido un buen momento para potenciar algunos elementos visuales y darle un aire más actual a Monster Hunter Stories. Lamentablemente, no ha sido así.

Esta versión del juego mejora la calidad de algunas texturas y modelos muy puntuales, con un reescalado que deja en evidencia que estamos ante un port para nada ambicioso.

A este port le falta “monstruo”

Más allá de que parezca que estamos jugando a un juego de Playstation 2 con un filtro HD, algunas animaciones, como las expresiones faciales de los personajes, son sprites que desentonan mucho con el resto del juego y a las que te costará acostumbrarte. Deja una sensación de estar jugando a un port low-cost de un juego de más de diez años.

Monster Hunter Stories presenta algunas áreas abiertas de tamaño considerable. A Nintendo 3DS le costaba hacerse con estos grandes muchos (y más al tener que renderizarlos en 3D estereoscópico), y en Nintendo Switch no se ha aprovechado para mejorar apenas la calidad en distancias de dibujado o el número de elementos en pantalla. Tampoco la iluminación ha sabido sacar provecho al exceso de potencia de Switch, teniendo zonas acuáticas que parecen plástico, o superficies planas cubriendo la mayor parte del terreno.

Al salir de combates o cambiar de zonas, los tiempos de carga se extienden hasta los 8 segundos, una cifra que puede ser un poco molesta, especialmente en las batallas.

Al menos, el juego consigue mantener un framerate bastante estable entre las 50 y 60 imágenes por segundo, con una resolución muy alta que permite ver con detalle todos los elementos en pantalla, tanto en formato portátil como sobremesa. De hecho, y por las características del port, recomendamos disfrutar esta aventura jugando en formato portátil, y así percibirás menos las carencias gráficas.

El juego tiene voces dobladas en escenas tanto en japonés como en inglés, con subtítulos también disponibles en castellano. Todo el sonido y la música de Stories bebe mucho de los juegos de la saga principal de Monster Hunter, algo que te hará sentir como en casa si eres fan de la serie de Capcom.

Cómo entrenar a tu… ¿monstruo?

Si Monster Hunter se ha vuelto, con los años, un juego más orientado a la acción, Stories lo lleva de vuelta al territorio japonés, transformando la saga en un RPG por turnos.

Al contrario que ocurre en juegos como Pokémon, donde el protagonista debe capturar a los monstruos, aquí habrá que saquear cuevas para hacerte con huevos de monstruo. Después, huir con ellos y pasarlos a una incubadora. Esto hará que nuevos y jóvenes monstruos se unan a nuestro equipo para montarlos o luchar junto a ellos en combate.

Estos inesperados ayudantes serán capaces de hacer llegar al protagonista a lugares donde, por sí solo, no podría. Por ejemplo, haciendo saltos espectaculares o incluso volando.

Mientras el juego te hace ir de un lugar a otro completando misiones, las batallas no se rigen por un sistema clásico de los JRPG. Como ocurre en juego como Fire Emblem, en Monster Hunter Stories existe un triángulo de fuerzas que hace que los ataques y movimientos sean más o menos fuertes entre sí. Esto hace que el jugador deba intentar predecir los movimientos de su contrincante en base a los conocimientos y experiencia previa. Algo así como los tipos en Pokémon, orientado al mundo de Monster Hunter.

Un JRPG que todos pueden disfrutar

Como RPG es bastante sencillo. Tanto el protagonista como los monstruos tendrán puntos de vitalidad, ataque y defensa, mientras que el Rider podrá crear armas y armaduras, además de mejorarlas, gracias a objetos que encuentre en batallas o el entorno. Esta experiencia de creación y mejora se ha trasladado a la perfección al universo de Stories, siendo uno de los principales atractivos de Monster Hunter.

Su simplicidad es, en parte, debido a que es un juego para todos los públicos, especialmente accesible y llamativo para el público infantil. Mientras que la segunda parte apuntaba a ser un JRPG más adulto, el primer Monster Hunter Stories es una aventura más básica y sencilla para que cualquiera pueda disfrutarlo.

Como curiosidad, esta versión de Monster Hunter Stories para Nintendo Switch es compatible con los amiibo de Monster Hunter Stories que se lanzaron como conmemoración del primer lanzamiento en Nintendo 3DS hace casi 10 años, desbloqueando contenido adicional para los más fans del juego. Esta versión también incluye algunos bocetos que se utilizaron como base para desarrollar Stories en Nintendo 3DS.

No sería una buen JRPG si no nos mantuviera entretenidos durante un buen rato, y esta vez hemos completado la historia en unas 40-45 horas, haciendo algunas misiones opcionales y consiguiendo algunos tipos de monstruos específicos.

Monstruos de juguete

Monster Hunter Stories fue un paso valiente de Capcom para adentrarse en un terreno muy popular, pero resbaladizo. En Nintendo 3DS, el juego cumplió nuestras expectativas con una aventura RPG portátil bastante diferente inspirada en el mundo de Monster Hunter. La segunda entrega elevó la experiencia hasta un punto en el que, ahora en Nintendo Switch, Stories se siente como un juguete.

Es un JRPG sencillo, para todos los públicos, que no destaca especialmente por su historia o jugabilidad, pero sí por el carisma y estilo inconfundible de Monster Hunter. El paso a Nintendo Switch no le ha sentado nada bien y deja más en evidencia que nunca las carencias técnicas de Nintendo 3DS… además de las pocas ganas de poner el juego al día a nivel gráfico.

Al menos, su funcionamiento es correcto, y servirá para que los que se quedaron con más ganas de Monster Hunter Stories tras la secuela en Switch, disfruten de cómo nació esta subsaga de Capcom.

Si te ha gustado el análisis de Monster Hunter Stories en Nintendo Switch, no te pierdas nuestro top completo de la consola.

Resumen del análisis de Monster Hunter Stories para Nintendo Switch

Monster Hunter Stories

63
Bueno
Un JRPG sencillo ambientado en el mundo de Monster Hunter con evidentes carencias visuales. No destaca especialmente por su historia o jugabilidad, pero la ambientación y el universo de la saga de Capcom lo convierten en una experiencia única y fresca de captura de monstruos.
Historia Valoración 3
Gráficos Valoración 2
Música y Sonido Valoración 3
Jugabilidad Valoración 3
Duración Valoración 4
Extras Valoración 3
  • La historia resulta interesante desde el primer momento.
  • La mecánica de creación y mejora de armas y armaduras.
  • El carisma que derrocha y cómo se entremezcla con el mundo de Monster Hunter.
  • Las mejoras visuales son insuficientes.
  • Como JRPG se queda algo corto en cuanto a posibilidades.
Archivado en:
Análisis
Redactado por:
Álvaro Rodríguez
administrator de Nintendúo
Voz y Mii en Nintendúo. Ingeniero electrónico. Gamer, pianista electrónico, fotógrafo en prácticas, inkling y héroe del tiempo.
¿Qué te ha parecido?: