seo uzmanı
Análisis - Paper Mario: The Origami King (Nintendo Switch) | NintenDúo

Análisis – Paper Mario: The Origami King (Nintendo Switch)

Se ha hecho una tradición que con cada entrega de Paper Mario, los fans suspiren por lo que un día perdieron en Super Paper Mario para Wii. Los giros que Nintendo ha dado a la saga a lo largo de toda su vida la han convertido en un terreno de pruebas, uno donde se proponen ideas innovadoras que no encajarían en ningún otro juego, y que a Paper Mario le ha tocado sufrir. Hoy le llega el turno a Paper Mario: The Origami King y le ponemos a prueba en su análisis.

Esto nos ha llevado a encontrarnos con situaciones extrañas y únicas en Nintendo, como cambios en el tipo de juego, o no saber qué esperar al jugar una nueva entrega. The Origami King es una vuelta de tuerca más a Paper Mario, otra más, y hoy os vamos a contar qué nos ha parecido el juego.

Presentación

Comenzamos el análisis de Paper Mario: The Origami King con su historia. Puestos a ser tradicionales, sí, Mario debe una vez más rescatar a la princesa Peach en The Origami King, pero digamos que en esta ocasión podría ser demasiado tarde. Mario ha sido invitado junto a Luigi al Festival de Origami, una celebración que ocurre en Ciudad Toad, pero parece que algo va mal.

Al llegar al castillo de la Princesa Peach, Mario se la encuentra convertida en un muñeco de origami, y la cosa va a peor cuando un ser llamado Olly vuela el edificio entero por los aires, secuestrando a la princesa y llevándoselo a lo alto de un volcán, todo esto usando unas serpentinas mágicas que bloquean la entrada al castillo. Mario deberá recorrer el inmenso mundo del juego, dando con el origen de cada una de las serpentinas y destruyéndolas.

Creemos que es muy positivo que en esta ocasión Bowser no sea el antagonista de la historia. Aporta al universo de Mario más personajes y complejidad, y en este caso creemos que de forma muy buena. Mario estará rodeado de personajes que quizá físicamente no sean muy originales, como Bobby, pero al menos tienen una personalidad bien marcada, y lo más importante, un estupendo sentido del humor, que puede hacer gracia a todo tipo de público.

Olivia es el hada del origami que nos acompañará durante toda la aventura, sintiéndose culpable de forma indirecta por ser su hermano el artífice de toda esta guerra de papel, creyendo firmemente que puede convencerle de que deshaga todo el mal que ha hecho. En este sentido el juego profundiza en los sentimientos de los personajes mucho más que en anteriores Paper Mario.

También debemos decir que se trata del juego de la saga con violencia más explícita desde Paper Mario y La Puerta Milenaria, donde un dragón se comía a un montón de Toads de papel. En este la violencia se camufla con el humor, y los personajes que mueren se transforman directamente en confeti, y así se hace apto para todos los públicos.

The Origami King no tiene tampoco un guión magistral, pero si que su trama es interesante, evoluciona de forma constante sin muchos giros de guión aunque con algunos momentos inesperados, lo suficiente como para que mantenga la atención y el interés de los jugadores.

No esperábamos mucho más de la historia de The Origami King. Al fin y al cabo estamos ante un juego de Super Mario, donde la historia suele correr en un segundo plano. En este está mucho más presente y tomará un papel más importante, y eso nos ha gustado.

Apartado Técnico

Puede que el Paper Mario original de Nintendo 64 sea uno de los títulos de la consola que mejor ha envejecido. Su estética de papel y cartón que mezcla las dos con las tres dimensiones viene genial para consolas con poca potencia, que aun así no renuncian a ofrecer un apartado visual bonito y elegante.

Nintendo Switch es una bestia comparada con los 64 bits, y toda esa potencia ha terminado desembocando en The Origami King, que no ha dudado en destinar gran parte de sus recursos al motor de iluminación. Podemos asegurar que hay un salto enorme en la luz respecto a la anterior entrega, Color Splash!, que llegó a Wii U.

Las sombras de los personajes y el entorno están completamente definidas, no solo creando sombras sobre otros objetos, si no también sobre sí mismos. Esto potencia la sensación de que estamos ante un decorado, pero es que además se ha añadido un pequeño y sutil movimiento a los papeles para que esta luz varíe y tenga más consistencia. Ha sido muy inteligente por parte de Nintendo hacer las cosas de esta forma: no consume una gran cantidad de recursos en elementos bidimensionales, pero al añadir personajes de origami en tres dimensiones, el volumen creado en los escenarios hace que parezca que estamos jugando con una maqueta de materiales artesanales. Algo similar ocurrió con The Legend Of Zelda: Link’s Awakening, y ambos juegos tienen en común que se utiliza la iluminación para hacer que todo parezca mucho más realista.

Siguiendo la estela de Super Mario Odyssey, se ha querido que este Mario esté muy enfocado a la exploración, con enormes zonas en las que habrá Toads, bloques y tesoros ocultos, y que tardaremos bastante en recorrer. Aún así y como os dijimos en nuestro vídeo de 30 preguntas sobre el juego, no consideramos que sea totalmente un Mario de mundo abierto, sobre todo porque entre estas zonas hay pequeños tiempos de carga.

Los grandes mundos y la genial iluminación son las responsables de que el juego corra a 30 imágenes por segundo en lugar de a 60. Se ha reducido la fluidez en beneficio de una mejor calidad visual, y puesto que el juego no tiene una acción muy rápida, estamos contentos con esta decisión. También en parte porque es muy estable, solo reduciéndose muy poco el framerate en momentos puntuales de las batallas. Se ha optimizado para que la resolución alcance los 1080p, y 720p en formato portátil, y viene estupendo para no perderse ningún detalle de los escenarios. En el análisis de Paper Mario: The Origami King en formato vídeo tenéis una representación gráfica de su rendimiento.

Por lo general la texturización es plana o casi plana, con alguna excepción como la detalladísima tierra que aparece en algunos lugares, que no sabemos por qué pero destaca muchísimo con el resto del escenario, sin llegar a quedar mal, eso sí.

The Origami King es un juego mucho más llamativo, colorido y vistoso que Color Splash!. El mundo de Mario nunca debió dejar de ser súper colorido, y a la saga Paper Mario le sienta genial, incluso en zonas de baja iluminación.

Todo este genial apartado gráfico se complementa a la perfección con un diseño artístico soberbio. Intelligent Systems se ha inspirado especialmente en la cultura japonesa para crear este Paper Mario. El parque de atracciones o el cañón con las pagodas son la mejor muestra de ello, pero también hay lugar para localizaciones con inspiración griega como el Sparaiso, e incluso basados en otros juegos de Nintendo como el Océano Eterno.

No podemos evitar en este análisis de Paper Mario: The Origami King hacer mención a la genial banda sonora, mucho más animada que la de anteriores Paper Mario y que nos recuerda al salto desde Mario Kart Wii a Mario Kart 8. Aún así es un juego muy japonés, y todas las canciones tienen algo que inevitablemente lo relacionamos con el país nipón y el origami. 

Jugabilidad

Un RPG de Mario sin experiencia. Muchos se deben estar tirando de los pelos al decir esto, pero suponemos que esta es la magia de Paper Mario, la de transformar cada nueva entrega en algo diferente y que no sabes si te va a gustar o no. En este caso nos ha gustado, aunque no era la aventura que nos esperábamos.

The Origami King mezcla la exploración, los puzzles, la acción, los combates por turnos y el RPG, y dicen que cuando se hacen demasiadas cosas a la vez puede no estar bien ninguna de ellas. Pues Paper Mario lo hace todo muy bien, no os vamos a engañar, nos ha gustado cada una de las facetas que ofrece, tanto los combates como la aventura y la exploración.

En esta ocasión, los combates pondrán a prueba nuestro ingenio resolviendo una pequeña fase de puzzle antes de atacar, colocando a los enemigos en diferentes posiciones para que el golpe sea lo más óptimo posible. Después habrá que darles con martillos, botas u objetos, rompiéndose con el tiempo los más poderosos, y pudiendo comprar más en cualquier momento.

Al terminar los combates Mario no ganará experiencia, si no monedas. La forma de hacer al fontanero más fuerte es a través de corazones repartidos por el mundo del juego, de una forma similar a Link en los juegos de The Legend Of Zelda. Aún así creemos que en The Origami King puede más la pluma que la espada, y que resolviendo correctamente los puzzles es posible ganar todos los combates de una forma relativamente sencilla.

El problema viene cuando los puzzles no son tan fáciles. Durante las 4 o 5 primeras horas de juego tendremos rompecabezas básicos, pero a medida que avanzamos el número de enemigos por combate aumenta, los movimientos que podemos realizar ascienden hasta 3, y las posibilidades de los combates se multiplican, teniendo que deslizar y rotar a los enemigos alrededor de Mario. Es desafiante, y en ocasiones y si no vemos la solución, desesperante, pero siempre podemos poder ayuda a los Toads a cambio de monedas, para que hagan parte del trabajo sucio.

Habrá gente a la que le guste y gente a la que no, eso os lo dejamos a vosotros, pero este novedosos sistema de combate a nosotros nos ha gustado, más por ofrecer un desafío lógico y no limitarse únicamente los clásicos combates por turnos, que tampoco estaban mal dicho sea de paso.

Fuera de las batallas podremos mover a Mario libremente por el mundo, intentando encontrar todos los Toads escondidos en los lugares más insospechados. Hace que nos tomemos el juego con un ritmo más pausado, ofreciendo una experiencia relajada y desafiante para los sentidos.

También habrá partes en las que habrá que estar más atento: zonas de acción donde tendremos que eliminar a enemigos de papel maché, o minijuegos de toda clase de índole, como pesca o un quiz protagonizado por Shy Guys.

Es complicado explicar todo lo que ofrece este Paper Mario a nivel jugable, porque tiene tantas facetas que es mejor que las veáis por vosotros mismos, pero si os podemos decir que es un juego accesible para todos los públicos, difícil si queremos ser perfeccionistas, y hecho para los que les gusta coleccionar un montón de objetos y completarlo al 100%. La aventura principal dura entre 25 y 30 horas.

Extras

Paper Mario: The Origami King es un juego para disfrutar totalmente en solitario. Es complicado incluso que un segundo jugador de indicaciones sobre cómo resolver los puzzles debido a su carácter circular, y nos sorprende que Nintendo no haya incluido ni un solo modo para dos jugadores, teniendo en cuenta la trayectoria de sus juegos en Nintendo Switch.

Paper Mario: The Origami King es un juego para disfrutar totalmente en solitario. Es complicado incluso que un segundo jugador de indicaciones sobre cómo resolver los puzzles debido a su carácter circular, y nos sorprende que Nintendo no haya incluido ni un solo modo para dos jugadores, teniendo en cuenta la trayectoria de sus juegos en Nintendo Switch.

Tampoco tendrá compatibilidad con funciones amiibo ni con la pantalla táctil de la consola, algo que tampoco vemos muy necesario. No lo es el control por movimiento a la hora de manejar los brazos de Mario, una herramienta útil pero un poco metida con calzador, pero que encantará a los más pequeños de la casa. Para los que quieren tomarse el juego más en serio recomendamos desactivar el control por movimiento, y así ahorraros agitar vuestra Switch más de lo necesario.

La gracia de este Paper Mario y tal y como ocurría en juegos como Yoshi’s Crafted World, es intentar conseguir todos los trofeos y contenido que ofrece el juego. El museo será el lugar donde se guarden toda la colección de música, figuras y trofeos, además de un libro de arte digital que iremos desbloqueando a medida que encontremos a todos los Toads. Debido a este afán por completar el juego al máximo, podremos guardar el juego tras terminar nuestra partida, y así volver a diferentes lugares para desentrañar todos los secretos.

Conclusión

Terminamos este análisis diciendo esto sin tapujos, The Origami King no era el Paper Mario que queríamos, pero nos ha sorprendido para bien la enorme calidad que destila en todos sus apartados. Más allá de que recicle algunas mecánicas de Color Splash!, creemos que con todas sus facetas, el estupendo rompecabezas de los combates, la exploración y diseño de los escenarios y el humor de su historia, es uno de los juegos de Switch más completos y que pueden gustar a más rango de público.

No podemos evitar a cada paso pensar que podríamos haber tenido compañeros como en La Puerta Milenaria, o nivel del personaje como en el original de 64. Nintendo ha simplificado el juego, y ese ha sido el precio a pagar. Al final y cuando estás jugando, lo mejor es dejarse llevar por esta nueva experiencia que ha querido crear Intelligent Systems, además de disfrutar de un mundo enorme, genial y encantador.

Si os ha gustado el análisis de Paper Mario: The Origami King no olvidéis pasaros por LA LISTA para echar un vistazo al resto de juegos de Nintendo Switch. Podéis adquirirlo desde la web oficial, en formato físico o en la Nintendo eShop.

Nota: 8,7

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies